En la votación para decidir si se cambiaba la jornada votaron válidamente 278 personas del total de 597 que tenían derecho a voto (un 46.6% del censo de familias).  La participación global, sumando tanto el voto por correo como la votación presencial fue, por tanto, veinte puntos porcentuales menos del 66,7%  necesario para que se pudiera dar validez a la votación. 

Como es habitual en estos procesos, la práctica totalidad de la participación se concentró en votos favorables al cambio a jornada continua (el 86,3%)  rechazándola expresamente un 13,7% de los que participaron. Debe tenerse en cuenta que, dado que la votación supone alterar el horario en que se imparte la docencia en el centro, para que se produzca un cambio el voto favorable debe obtener una mayoría muy cualificada (66% de los votos emitidos, que tienen que representar al menos el 66% del censo). Por ello, con este sistema de participación, no votar supone un apoyo implícito a la jornada establecida y, como tal, una forma más de participar en la votación. 

En conclusión, en su conjunto el cambio de jornada ha obtenido el apoyo de el 40,2% de las personas con derecho a voto entre las familias del colegio. 

Categorías: Noticias

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.